Detienen en Argentina a ex alto cargo de Pdvsa por blanqueo

Luis Abraham Bastidas Ramírez

Fue arrestado en la Ciudad de Córdoba un alto funcionario del régimen chavista buscado por Interpol por haber blanqueado unos 5 millones de dólares mientras se desempeñaba como directivo de la empresa estatal de Petróleos de Venezuela (PDVSA), informó la Policía Federal Argentina, reseñó Infobae.

Su nombre es Luis Abraham Bastidas Ramírez, según pudo confirmar Infobae con fuentes con acceso al expediente, nada menos que primo del ex presidente de la petrolera venezolana Rafael Ramírez, que dejó Venezuela tras una disputa de poder con las máximas autoridades del régimen.

Bastidas Ramírez tenía un pedido de captura internacional por haber lavado dinero proveniente de la corrupción pública y su captura era solicitada por el Principado de Andorra luego de que se descubriera que funcionarios chavistas habían utilizado bancos de ese país para lavar millones de dólares originados en la corrupción.

La División Investigación Federal de Fugitivos de la Policía Federal Argentina detuvo al fugitivo tras recibir la orden de captura emitida por el INTERPOL, a solicitud de las autoridades judiciales de Instrucción del Principado de Andorra.

Bastidas Ramírez había ingresado al sistema financiero cerca de 5 millones de dólares a través de una cuenta abierta en la Banca Privada de Andorra, mientras ejercía como Gerente del Departamento de Logística y Servicios de PDVSA.

El arresto se produjo a las 9 de la mañana de este jueves tras una serie de tareas de inteligencia criminal que permitieron dar con el paradero del investigado en la capital de la provincia de Córdoba. Fue arrestado en la calle Balcarce al 500 de la capital provincial, donde residía junto a su última esposa y sus hijos. Bastida Ramírez había llegado a esa provincia hace 3 años, según informa La Voz del Interior. Allí él atendía un kioskoy su esposa regenteaba una peluquería.

La causa, radicada en el Juzgado Federal N° 3 de Córdoba, a cargo de Miguel Hugo Vaca Narvaja, fue caratulada como “Delito mayor continuado de blanqueo de dinero proveniente de la corrupción pública”.